Me llamaréis antiguo, me llamaréis radical, pero SOIS MALOS PADRES… sí sí, así como suena. Os vais a lo fácil, a lo sencillo. Para eso haberos comprado un perro, un gato o un Tamagochi.

Sabéis que soy PRO-Tecnología. He hecho mía la frase “Internet tiene lo mejor de lo mejor y lo peor de lo peor”, pero de ahí a dejar a vuestros hijos usar ciertos dispositivos como móviles y tablets, ¡NO!

Es que claro, es mucho más fácil ponerlo delante de una televisión o a jugar con la consola que hacer un puzle con él o salir al parque a jugar. Promoved que lean libros (incluso en tablets) pero no: Juegos violentos, material inadecuado en la publicidad, etc, etc, etc, etc… Muchos pensaréis que como no tengo hijos no puedo opinar, yo creo que al no tener hijos y verlo desde fuera soy más imparcial.

“No entiendo como mi hijo ha llegado a este punto” ¿En serio hay que explicártelo? ¿Niños con 7 años con móviles de 500€? ¿Sabéis cuál es la excusa que más oigo? “Es que si no el niño es un <>”

niño enfadado 2

¿De verdad? ¿Sinceramente creéis que merece la pena dejar que dibujos, programas y videojuegos eduquen a vuestros hijos?

Si no lo sabéis os lo digo yo: Internet y la televisión están llenas de doble moral. Esa moral que no permiten poner unas tetas y sí permiten poner a gente decapitando gente. Animales matándose entre sí en nombre de la “libertad” que nos venden. Y los niños lo absorben, y lo ven, y lo normalizan.

En serio, os prometo que esto no trata de ser un mensaje revolucionario y antitecnológico, al revés… la tecnología es buena, pero hay que usarla con cabeza: Menos tablets, más bicis. Menos móviles, más balones. Menos circuitos y más “VOSOTROS”. MENOS TENER Y MÁS SER.

Con todo esto que os digo: ¡FELIZ NAVIDAD!