Yo lo siento mucho, pero… sois malos padres.

Me llamaréis antiguo, me llamaréis radical, pero SOIS MALOS PADRES... sí sí, así como suena. Os váis a lo fácil, a lo sencillo. Para eso haberos comprado un perro, un gato o un Tamagochi.